Sueños

Today is Mother’s Day in the Philippines as well as in other countries. My mother crossed the Great Divide when I was 12, so I have not celebrated this day for the greatest women in the world in a long time. I remember that the last time my brother and I celebrated this day, we gave our mother a pack of sanitary pads and a box of local chocolates wrapped in newspaper. Living in a small town at that time, our gift choices were limited to the ones available in the wet and dry market, but our mother smiled graciously at her 11 and 8 year-old children while gingerly opening the gifts like they were some precious Rembrandt. The gifts were accompanied by handmade cards clumsily made by her not artistically-inclined offspring. They had the simplest message in English, but the best we could muster (English is our fourth language). She wrapped her arms around us after fawning over our masterpieces.

My mother was no saint, yet I saw how she cared not only for her family but also for our neighbors and even strangers who needed help. It might be the naiveté of my youth speaking, but she was one of the most open-minded and least judgmental persons I know.

As I am growing older and drawing closer to the age she died, I cannot help wondering more about her. Our last conversation, which occurred while she was lying on a hospital bed, was loving yet honest, and has always been my source of strength in times of hardship and is something I will cherish until I meet my own fate.

The essay below was my homework in my current Spanish class. We were tasked to write about our dreams or dreams of other people and their interpretation. I wrote about my recurring dreams of my mother. The professor guided me in checking its errors yesterday (she highlighted them and asked me why they are wrong and how to correct them) and returned it immediately. I thought that it is a fitting entry for today.

Happy Mother's Day! Photo from epicmls.com.

Happy Mother’s Day! Image from epicmls.com.

Tengo sueños recurrentes de mi madre. Los sueños son casi los mismo, con pequeñas variaciones en detalles. Ella murió cuando tenía doce años pero en mis sueños estaba viva. Estaba llena de vitalidad y no había ninguna indicación de su enfermedad en su cuerpo de 36 años. Ella sonreía mientras el viento acariciaba su rostro y movía su pelo. A veces llevaba puestos vestidos con diseños florales, mientras que otras veces llevaba puestos trajes a medida, pero siempre tenía un bolso de cuero marrón colgando de su hombro. En los sueños, no había intercambio de palabras entre nosotras pero el silencio era profundo y lleno de significado. Yo no estaba dentro del sueño. Sólo estaba mirándola, queriendo tocarla, casi creyendo que estaba fuera de la ciudad trabajando y que algún día volvería, sana y llena de vida.

Raramente sueño cuando duermo y si lo hago, casi siempre los olvido inmediatamente cuando me despierto. Además, creo que los sueños son cosas generalmente vacías, insignificantes e incomprensibles que escapan de nuestro conocimiento cuando estamos inconscientes. Los sueños de mi madre comenzaron hace más de dos décadas y siguen ocurriendo hasta el día de hoy. Por tanto sólo por su frecuencia y la inclusión de la persona que me dio la vida, estos sueños, en mi opinión, no son cosas vacías, insignificantes e incomprensibles, más bien creo que son sencillos y llenos de significado.

Según mi interpretación, sueño con mi madre porque teníamos un vínculo especial que la mayoría de las madres e hijos tienen. También, heredé algunos de sus rasgos, como sus ojos, nariz y manos y también su asma. Está viva en mis sueños porque fui privada de su presencia durante mi etapa de transición de niña a jóven adulta. Me gustaría que estuviera allí para guiarme en las turbulentas aguas de la adolescencia. Tal vez sueño que ella lleva ropa especial porque me recuerda a las ocasiones felices como su cumpleaños y fines de semana cuando estaba con nosotros. El viento que toca su cara y pelo podría significar que está en paz porque es libre de sufrir debido a la enfermedad que la atormentaba. Mi madre siempre sonrie en mis sueños, esto podría significar que no se siente decepcionada con quién soy o también es feliz porque tengo alrededor mio buena gente que se preocupa verdaderamente por mí. Si tuviera el Espejo de Erised (desire deletreado al revés, Harry Potter), desearía tener una conversación con mi madre, aún si sólo es un sueño.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *